En Gioga Shala ofrecemos un concepto más dinámico respecto a la práctica del yoga. Integramos diferentes estilos, herramientas y conocimientos para acercar este camino a todos aquellos que quieran mejorar su calidad de vida.

El Ashtanga yoga es una forma de yoga dinámico basado en el texto Yoga Kurunta. Sri T. Krishnamacharya lo aprendió de su gurú Rama Bohan Brahmachari a principios del siglo XX. Posteriormente Krisnamacharya se lo transmitió a sus discípulos: Indra Devi, B.K.S Iyengar, Sri Pattabhi Jois y a T.K.V. Desikachar. Pattabhi Jois estudió con Krisnamacharya desde 1927 y enseñó este estilo de yoga en Mysore, India, durante más de 65 años creando el “K. Pattabhi Jois Ashtanga Institute”. En la actualidad su hija, Saraswathi Rangaswamy y su nieto, Sharath continúan con el legado enseñanado esta práctica.

Se diferencia del hatha yoga por la práctica del vinyasa. El Vinyasa es el sistema de movimientos y respiración de manera que el alumno enlaza las posturas siguiendo el ritmo marcado de respiraciones y movimientos. La secuencia de posturas se va aprendiendo añadiendo cada asana a medida que la práctica progresa.

RESPIRACIÓN UJJAYI

La práctica del Ashtanga yoga también se caracteriza por la respiración Ujjayi o respiración victoriosa. Una respiración sonora debido a la suave contracción de la glotis, que nos va relajando y calmando. Es un pilar esencial de la práctica. Es primordial dar atención a la respiración para obtener los beneficios de la práctica. Esta respiración genera un intenso calor interno que ayuda a la eliminación de toxinas mediante el sudor. De esta manera potenciamos nuestro fuego interno, purificándonos de las toxinas. Esta respiración nos ayuda a mejorar nuestra digestión, por lo tanto, nuestra salud.

BANDHAS

Otros elementos importantes de la práctica son los Bandhas. Son los cierres que sellan la energía dando ligereza, elasticidad y fortaleza al cuerpo mejorando nuestra salud. Podemos definirlos físicamente como contracciones musculares que provocan un control de la energía:

  • Mula Bandha, a la altura del coxis, consiste en contraer los esfínteres anales elevando la energía o el prana. De esta forma también protegemos los órganos internos. Activamos mula bandha en cada asana al finalizar la exhalación.
  • Uddyana Bandha es una contracción abdominal después de cada exhalación. Se acompaña de Mula bandha para auementar la sensación de ligereza y de fuerza en la práctica.
  • Jalandara Bandha a la altura de la garganta que se practica bajando la barbilla hacía las clavículas evitando el escape de energía. Se activa en algunas asanas y durante algunos pranayamas (ejercicios respiratorios).

Al activar las bandas estamos aumentando nuestra concentración y controlando la energía.

DRISTI

El Dristi consiste en focalizar totalmente la mirada durante toda la postura. Cada asana tiene un dristi específico y esta concentración total de la mirada nos conduce a la atención mental y de ahí a un estado de meditación mejorando nuestra capacidad de concentración. Beneficia nuestra salud ya que tonifica nuestros músculos oculares ayudando a mejorar algunos problemas de vista.

En ashtanga yoga existen 3 series de asanas:

-Serie primera Yoga Chikitsa, desintoxica el cuerpo físico, alinea la columna verteral y purifica el cuerpo.

-Serie intermedia (nadi shodhana) purifica el sistema nervioso desbloqueando los canales de energía (nadis) y haciendo que la energía fluya libremente por el shushumna nadi (espina dorsal) .

-Serie avanzada Sthira Bhaga (subdividida en A-B-C-D) trabaja la fuerza y la resistencia.

La práctica del Ashtanga Yoga practicado purifica el cuerpo físico, mental y emocional. Es muy importante llevar una respiración correcta y constante para conseguir estos beneficios. Esta práctica física es una forma de acceder a otros planos como el emocional y el mental, descubriendo nuestros bloqueos a todos los niveles. El tomar conciencia durante la práctica nos da la posibilidad de que tu práctica sea una herramienta de descubrimiento y superación personal, a parte de los múltiples beneficios para mejorar tu salud. El yoga nos brinda una oportunidad inmejorable para cultivar el dominio de nuestra mente y por lo tanto nos hace más libres.

LOS OCHO PASOS DEL ASHTANGA YOGA

Ashtanga en sánscrito significa ocho ramas o pasos. Practicar Ashtanga supone no sólo la práctica de las asanas sino también practicar sus ocho ramas:

1.- Yama: códigos morales
2.- Niyama: purificación personal
3.- Asana: posturas o práctica física
4.- Pranayama: control del prana a través de la respiración
5.- Pratyahara: retraer los sentidos de los objetos externos para iniciar la interiorización.
6.- Dharana: concentración mental
7.- Dhyana: meditación
8.- Samadhi: contemplación o unión total del ser con Dios

Los yamas y niyamas son las bases en las que se asienta este camino personal. Sri. K. Pattabhi Jois recomienda empezar por la práctica de asanas para purificar el cuerpo y la mente, para poder poner en práctica la parte más profunda de la filosofía del yoga.

YAMAS:

Ahimsa (no violencia)
Satya (decir la verdad)
Asteya (no robar)
Brahmacharya (continencia)
Aparigraha (desapego)

NIYAMAS:

Saucha (purificación del cuerpo)
Santosha (contento)
Tapas (disciplina)
Swadhyaya (estudio de textos filosóficos)
Ishwarapranidhana (devoción)

Lo más importante desde mi experiencia es practicar cada día aplicando “Pratyahara”, volcando todos tus sentidos hacia el interior y ser pacientes. En mis 12 años de práctica puedo deciros que sin duda la paciencia es un elemento muy importante en la práctica. Esto es un camino, no una meta. Muchas personas se lesionan por querer avanzar en las asanas cuando su cuerpo todavía no está preparado. Sé humilde y paciente. Escucha a tu cuerpo y respétalo más allá de tus deseos de querer llegar a una determinada postura. Recuerda que tú eres el dueño de tu práctica, para bien y para mal. Por eso es importante ser conscientes de nuestro cuerpo para que esta práctica siempre nos sume y nunca nos reste. El yoga es una forma de mejorar tu calidad de vida. Nunca lo olvides y así podrás siempre tener esta práctica como un refugio. Sin duda esta práctica puede cambiarte la vida como lo ha hecho conmigo y con muchísimas personas más. Constancia, paciencia, determinación y mucho amor para que sea un bonito camino de tu evolución personal desde una práctica física que mejorará tu salud y te moverá cada plano de tu vida.

Pattabhi Jois decía “Practica and it’s all coming”, (Practica y todo llega).

CLASES ESTILO MYSORE:

 Es el método tradicional para aprender ashtanga yoga en cual cada estudiante sigue su práctica en función de sus capacidades. Se aprende la serie, postura a postura, siempre bajo la supervisión de la profesora, el cual realizará ajustes físicos y decide cuándo el alumno está preparado para aprender la siguiente asana. Si nunca has practicado, es la mejor manera de aprender la secuencia ya que la profesora te enseñará postura a postura. Así es como se enseña en el K. Pattabhi Jois Ashtanga Yoga Institute en la ciudad de Mysore al sur de la India. Esto permite mezclar alumnos de diferentes niveles es una misma clase. La práctica de los principiantes tiene una duración aproximada de una hora. En las clases estilo mysore tanto la hora de llegada como la de salida son flexibles, (respetando los horarios) y la duración de la práctica dependerá del nivel o la experiencia del alumno.

CLASES GUIADAS

La profesora guía la primera serie paso a paso a través del vinyasa y los nombres de las posturas. Las clases guiadas son muy útiles para aprender el orden correcto de vinyasa (movimientos y respiraciones) y los nombres de las posturas. El nivel es general, los principiantes terminan la práctica antes que los avanzados.  En las clases guiadas debes ser puntual para el inicio de la clase. La hora de salida dependerá del nivel del alumno. La práctica de los principiantes durará aproximadamente como una hora.

Las clases de Vinyasa se caracterizan por explorar la magia del movimiento y la respiración a través de un estilo dinámico que pone especial atención en respiración, en la correcta alineación y en la interiorización. Ayudándote a descubrir cómo dejarte llevar por el proceso y no por las expectativas de forma que tu práctica se quede contigo para siempre.

Esta forma de aplicar el yoga surge de la obra del Dr. Miguel Fraile como resultado de años de esfuerzo y dedicación al estudios multidisciplinar de la Medicina, el Psicoanálisis, el Yoga y el Budismo. El yoga físico se define como una gran técnica de salud y terapéutica para el conjunto del organismo humano. Los conocimientos médicos occidentales pueden ayudarnos a comprender los efectos saludables que la práctica yóguica nos beneficia en nuestra salud. Por otra parte el conocimiento psicoanalítico nos dará la posibilidad de reconocer los elementos psicopatológicos que tengamos incorporados a la práctica para poder superarnos personalmente siendo más libres y auténticos. La YOGATERAPIA es la aplicación médica y terapéutica del Yoga desde la vertiente orgánica, psicoanalítica y bioenergética.

Las sesiones de YOGATERAPIA actúan como preventivo de enfermedades en base a dos efectos globales que se producen en el organismo como consecuencia de su práctica:

FUNCIÓN DE MASAJE:

El hecho de mantener las asanas de forma estática, desde la inmovilidad, se ejerce una presión continuada e incrementada en las vísceras, órganos, músculos y estructuras óseas. Esta presión mantenida vacía de sangre estos elementos orgánicos, lo cual posibilita el llenado de sangre renovada posteriormente al deshacer la postura. Esto nos aporta un efecto de limpieza y mejora de su función. Se estimula todo un sistema de drenaje y limpieza en vísceras, órganos, y músculos que favorece la movilización de sustancias tóxicas acumuladas en los mismos y su eliminación.

ESTÍMULO DEL SISTEMA NERVIOSO VEGETATIVO PARASIMPÁTICO:

El estímulo parasimpático produce efectos sobre todo el organismo en general. Se regula la secreción hotmanonal de todas las glándulas de secreción interna del organismo (tiroides, paratiroides, suprarrenales y glándulas sexuales). Se produce un incremento en el tono muscular. En el aparato digestivo se origina un incremento en la secreción de los jugos y enzimas gástricos mejorando las digestiones y el estreñimiento. A nivel circulatorio, se produce una disminución de la frecuencia cardiaca y de la tensión arterial. Se aumenta la capacidad pulmonar. La función renal se ve favorecida a la hora de mejorar la capacidad de eliminar toxinas. En el sistema nervioso se produce un estado de placidez y relajación.

CLASES DE YOGATERAPIA:

En las clases de YOGATERAPIA la profesora diseña la sesión de asanas, las cuales se trabajarán desde los tres fundamentos básicos del Yoga físico: inmovilidad, duración y relajación. La asana debe mantenerse con inmovilidad física y mental, igualmente debe de mantenerse el mayor tiempo posible, y encontrando el mayor estado de relajación muscular que el practicante pueda alcanzar en ese momento.

Primero comenzamos con unos saludos al sol para calentar la musculatura y favorecer la práctica de las asanas. Normalmente e inicia la sesión con una asana del grupo de flexión posterior de la columna. Así conseguimos la apertura da las arterias anteriores del cuello, incrementándose el riego sanguíneo al cerebro lo que favorece la concentración mental. Después trabajaremos con asanas de flexión anterior la columna. El resto de la sesión se realizarán asnas de flexión lateral de columna, torsión, tensión muscular , flexión anterior oblicua y al final las asnas invertidas que favorecen el estímulo del sistema nervisoso parasimpático. También se varían las sesiones de YOGATERAPIA en función de lo que se quiera trabajar cada día con más hincapié. Eso sería una sesión estándar pero pueden haber variaciones.

Se finaliza la sesión con unos ejercicios respiratorios de Pranayama y una relajación final de todo el cuerpo en Savasana. En GIOGA SHALA añadimos la música como elemento de acompañamiento para dejar fluir nuestra energía y desarrollar nuestra sensibilidad. No necesitas haber practicado yoga para asistir a estas clases.